Expertos en la gestión de activos inmobiliarios

POST III: Arrendador de vivienda persona física (3 de 4)

Siguiendo con la serie de cuatro artículos sobre las principales formas de bonificación para el arrendador, continuamos con el tercer y penúltimo post. En el primer post, hablábamos sobre las entidades dedicadas al arrendamiento de vivienda; mientras que en el segundo post vimos las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (SOCIMI). En ambos casos se trataba de figuras societarias que por su objeto y características pueden acogerse a un régimen fiscal en particular. En este tercer post, a diferencia de los anteriores, vamos a examinar la figura del arrendador de vivienda como persona física.

El arrendador particular de vivienda es la figura más común en España, de ahí su importancia. Así, vamos a examinar qué bonificaciones son aplicables para aquellos casos en los que una persona física tiene una vivienda en alquiler, no la tiene en propiedad a través de una sociedad y el arrendamiento de viviendas no constituya su actividad económica.

Declaración del IRPF[1]

El principal impuesto aplicableal arrendador persona física es el IRPF. Dentro de la declaración del IRPF, se presentan diferentes ventajas para el propietario, tanto en la deducción de gastos como en la posterior aplicación de una reducción considerable del rendimiento neto. Lo explicamos paso a paso a continuación.

Cálculo de los rendimientos de capital inmobiliario

Los rendimientos de capital inmobiliario se calculan restando los gastos deducibles a los ingresos. Así:

Paso 1: Ingresos

Como ingresos consideraremos todos los que se han cobrado como consecuencia del arrendamiento de forma íntegra.

Paso 2: Deducción de gastos

La deducción de gastos constituye la primera ventaja para el arrendador puesto que a los ingresos obtenidos es necesario deducir los gastos. Pero, ¿qué tipo de gastos puede deducirse el propietario? Cualquier gasto relacionado con el alquiler del inmueble:

  1. IBI, tasas y otros impuestos.
  2. Comunidad y otros gastos comunes: tanto las cuotas mensuales como las derramas.
  3. Suministros: en el caso de pagar los suministros del alquiler (agua, luz, gas).
  4. Gastos de conservación y reparación: reparación de un frigorífico, mantenimiento de aire acondicionado, etc.
  5. Seguro del hogar.
  6. En el caso de tener hipoteca: no es posible deducir el principal pero sí los intereses.
  7. Amortización de vivienda y sus bienes muebles.
  8. Gastos de formalización del contrato de alquiler.

Todos estos gastos serían deducibles; pero cuidado, sólo podrán deducirse de forma proporcional al tiempo en que la vivienda haya estado alquilada. Es decir, si la vivienda no ha estado alquilada todo el año, sólo se podrán imputar los gastos que correspondan al período en el que haya estado alquilada. Es importante volver a señalar en este punto que estas ventajas no se aplican en caso de que el arrendamiento constituya la actividad económica del propietario.

Aplicación de la reducción

Además, como comentábamos, este sistema ofrece una segunda ventaja. Una vez deducidos los gastos deducibles a los ingresos, obtenemos el rendimiento neto. A este concepto se le podrá aplicar una reducción del 60%: es decir, sólo se tributará sobre un 40% del rendimiento neto obtenido del alquiler. Para poder aplicar esta reducción estos rendimientos deben proceder de un alquiler destinado a vivienda habitual; por lo tanto, no se aplicará para vivienda vacacional, pisos con función mixta o pisos alquilados por una empresa destinados al trabajador. En la actualidad, esta deducción se aplica independientemente de la edad del inquilino.

El último paso a seguir por el propietario sería incluir este rendimiento neto en la base general del IRPF junto con otros conceptos como, por ejemplo, el salario.

Conclusión

En caso de tener una o dos propiedades en alquiler, la opción más acertada puede ser no constituir una sociedad y acogerse a los beneficios existentes en la declaración del IRPF. Además, conoce cómo con DueTech podrías gestionar de forma más eficiente y ahorrar tiempo y dinero en la gestión de tu cartera de forma sencilla y rápida.


[1]https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/_Segmentos_/Ciudadanos/Vivienda/Tributacion__del_alquiler_de__vivienda/Arrendador_IRPF/Arrendador_IRPF.shtml

About the author

Christine Passaga

Add comment

Expertos en la gestión de activos inmobiliarios

Archivo